Notas Fecode

MAR18 nota2Porqué la educación necesita un 7.5% del PIB

Una inyección sustancial de inversión y un cambio drástico en las políticas de implementación de recursos hacen parte de las medidas necesarias para que Colombia sea realmente la más educada.

Semanalmente, tendremos la explicación de cada uno de los ejes que recogen los puntos del Pliego de Peticiones del Magisterio. Iniciamos con política educativa. Está encaminada a la defensa de la educación pública como derecho fundamental, administrada y financiada por el Estado.

Por ello, Fecode en su primer punto del pliego de peticiones le exige al Gobierno nacional garantizar la gratuidad y obligatoriedad de la educación pública desde los tres grados de preescolar.

William Velandia, fiscal de Fecode, resume: “para asegurar un proceso de calidad se requiere la formalización de un preescolar con tres grados, una experiencia que han tenido todos los demás países. Pero en Colombia se niega este derecho a la niñez, en un momento donde para asegurar el éxito de los estudiantes que mejor que haya jardín, prejardín y transición. Sin embargo, el gobierno insiste en un programa de asistencialismo a través de organismos como el ICBF y otras instituciones del Estado”.

También se requiere con urgencia una reforma al sistema general de participaciones de cara al fortalecimiento de los recursos correspondientes a la educación pública, igualmente se reclama un incremento que llegue al 7.5% del PIB, que pueda garantizar las fuentes de financiación correspondientes a la educación pública.

“Realmente no se ve una voluntad política que materialice ese eslogan de campaña y esa realidad que hoy se plantea. Por ello, le decimos al Gobierno que debe retomar lo que propuso, porque es una necesidad. Pero desafortunadamente para generar un proceso educativo de calidad, incluyente y que asegure la obligatoriedad se requiere de un músculo económico que permita hacer realidad esta propuesta”, continúa Velandia.

Fecode también exige la reactivación y puesta en marcha de las Juntas Municipales , las Juntas Departamentales, las Juntas Distritales y la Junta Nacional de Educación. Así mismo, garantizar la proyección de la escuela como territorio de paz, en esta etapa del posconflicto.

“La Junta Nacional, departamental, distrital y municipal de educación como órganos consultivos, pero donde también se analizan las políticas educativas desde el orden nacional, para mirar su incidencia en el orden regional. De esa manera, abocar las mejores decisiones democráticas con participación de todos los sectores, de manera que se permita hacer de este eje de desarrollo, una política que confluya con los intereses reales del contexto que hoy requiere el pueblo colombiano”, indicó el Fiscal de Fecode.

Peticiones hechas de acuerdo a las exigencias acordadas por el magisterio nacional, son los maestros, las maestras y los estudiantes del país, quienes conocen cuales son las prioridades de la educación pública a lo largo y ancho del país.