Notas

Análisis de la sentencia Corte Suprema sobre legalidad de la huelga

Iniciamos nuestro encuentro de hoy, socializando la trascendencia política y jurídica de la sentencia 1680 de junio de 2020, pues con este fallo la corte suprema de justicia no solo reconoce la huelga como un derecho humano y fundamental, sino que abre la posibilidad para que pueda ejercer en servicios públicos esenciales.

Bajo la sentencia 1680 de junio de 2020, la corte suprema de justicia reactiva el derecho a la huelga, como un medio legítimo con el que cuentan los trabajadores para defender sus intereses. Con este fallo, se resuelve, en un solo pronunciamiento, reiterados reclamos del sindicalismo a nivel nacional.

José Gregorio Hernández, exmagistrado corte constitucional: “La sentencia tiene importancia porque distingue claramente entre el ejercicio del derecho de huelga y el derecho al debido proceso del empleador, porque se ha delegado en algunos casos que tiene que respetarse en ese trámite como si tratara de un proceso con miras a una sanción en el que se debe respetar el derecho al debido proceso, porque no se trata de un proceso o de una sanción sino del ejercicio de un derecho que tienen los trabajadores y eso lo deja muy claro la sentencia de la corte suprema de justicia ".

En esta sentencia, la corte suprema también hace una distinción entre actividad y servicio, y concluye que si bien la salud, en este caso, es como un servicio público esencial, el derecho de huelga no es que esté prohibido a todo el personal de las Eps o Ips, o todos los profesionales de la salud, sino que su restricción recae estrictamente sobre aquellos servicios cuya interrupción pongan en peligro la salud y la vida de las personas.

José Gregorio Hernández, exmagistrado Corte Constitucional: “Como lo declara el artículo 95 de la constitución política, el ejercicio de los derechos implicados, así como no hay otras personas en sus derechos o el orden jurídico, por eso el proceso mediante el cual se lleva a cabo cualquier trámite de limitaciones de derechos tiene que ajustarse por supuesto a las limitaciones generales que establece la constitución ”.

En efecto, la sentencia 1680 además de reconocer a la huelga como derecho humano y fundamental, también resuelve temas como la posibilidad de huelgas en servicios públicos esenciales, la eliminación de requisitos en las huelgas diferentes a la contractual, la ampliación de las tipologías de las huelgas permitidas en Colombia y la actualización de recomendaciones de la OCDE, elementos, sin lugar a duda, especificaciones a favor de los trabajadores y los sindicatos del país.