Análisis quinto eje del Pliego Nacional de Peticiones de Fecode

Con el análisis a los seis puntos que conforman el tema de “la escuela de la presencialidad”, quinto eje del pliego nacional de peticiones 2021, hoy finalizamos el análisis minucioso que desde hace varias semanas hemos venido haciendo sobre los cinco temas centrales que enmarcan el petitorio del magisterio.

“La escuela de la presencialidad” es el último tema de los cinco ejes centrales expuestos en el pliego nacional de peticiones del magisterio 2021, que debido a la coyuntura de la emergencia sanitaria plantea la necesidad y urgencia de la escuela segura con recursos, condiciones y garantías reales para salvaguardar la vida y la salud de toda la comunidad educativa.

Martha Alfonso, segunda vicepresidenta de Fecode: “desde el año pasado nosotros le hemos planteado al gobierno nacional las condiciones para retornar a la escuela, es decir, desde el principio le dijimos que declarara la emergencia educativa para poder atenderla, para que hubiese unos recursos y así se empezara a condicionar a la escuela, pero esto no se escuchó”.

en este sentido, “la escuela de la presencialidad” aborda 6 puntos esenciales que se refieren a: primero, la escuela biosegura con condiciones previas y verificables por el gobierno escolar; segundo, la apropiación de recursos adicionales que requieren las actividades presenciales y no presenciales; tercero, el derecho a la conectividad universal además de la dotación de elementos electrónicos; cuarto, el respeto a la jornada laboral; quinto, la atención de la salud mental y física de la comunidad educativa, acompañado de las pruebas oportunas para la detección de la covid-19; y sexto, la priorización en el proceso de vacunación tanto para los docentes como estudiantes.

Martha Alfonso, segunda vicepresidenta de Fecode: “lo que le estamos pidiendo al gobierno es que genere unas condiciones que son mínimas para la educación, no estamos pidiendo, ni siquiera, que se ponga al día con el atraso que hay con la infraestructura de las instituciones educativas y que corresponden al sistema general de participaciones, es que atienda lo que ha orientado la OMS, la Unicef, la OIT y el mismo ministerio de educación”.

El acuerdo colectivo resultante de este pliego de peticiones tendrá una vigencia entre el primero de enero de este año y el 28 de febrero de 2023, de ahí la importancia de sacar avante cada uno de los puntos allí planteados y los que aún no se han cumplido de 2017 y 2019. Por eso, el llamado al magisterio colombiano es a unificar fuerzas para acompañar y respaldar esta negociación y así poder alcanzar derechos individuales y colectivos en beneficio del gremio y la educación pública nacional.