Notas Fecode

Contraloría advierte sobre pérdida de recursos por obras de infraestructura

Cerca de 97 mil millones de pesos estarían en riesgo de perderse si el ministerio de educación y el fondo de financiamiento de la infraestructura educativa no terminaran las obras de varias instituciones públicas en el país, así lo dio a conocer la contraloría general de la nación.

La comunidad educativa y la Contraloría General, como ente veedor, le hacen un llamado contundente a la Ministra de Educación María Victoria Angulo por los retrasos en las obras de las instituciones educativas públicas, ya que está en riesgo la pérdida de 97 mil millones de pesos , no sólo por los retrasos en las entregas de las obras sino también por infraestructuras incompletas y falta de mantenimiento en edificaciones construidas.

Vivian Bernal, presidenta del Suteq: “No se compadece que hoy después de tantas prorrogas y retrasos sigamos teniendo instituciones educativas con las falencias que se presentan, y peor aún, que las que ya fueron entregadas no están cumpliendo con las condiciones mínimas para el bienestar y la salud de los menores al interior de las instituciones educativas”.

José Raúl Quintero, presidente de Sindimaestros: “El informe que tenemos de varios municipios es que el porcentaje en algunos no supera el 70%, mientras que otros están sobre el 25, 30 y 40% de culminación, ya esto le agregamos que, en este momento, prácticamente, la mayoría de estas obras están en un proceso de estancamiento”.

Cabe destacar que la alerta fue remitida no solo a la Ministra de Educación sino también a Adriana González, gerente del Fondo de Financiamiento de la infraestructura educativa, como responsables de los recursos del plan nacional de infraestructura educativa. El problema radica que, de 52 colegios del país con retrasos en sus obras, solo 7 tienen la infraestructura terminada y funcional; mientras que, otros 19 proyectos que ya están terminados no cuentan con agua potable, energía eléctrica, rampas, ascensores, andenes, vías de acceso y cumplimiento de normas técnicas de seguridad escolar y de prevención de riesgos.

William Polo, presidente de Simatol: “Hay 12 sedes que están literalmente en el suelo, están demolidas, pero el problema es que no pensaron donde ubicar a los estudiantes, profesores y directivos docentes mientras se realizaban las obras”.

José Ángel Santamaría, presidente de Adec: “Le exigimos al Ministerio y al fondo de inversión que intervingan al departamento de Cundinamarca en el tema de infraestructura educativa, y si no se han gastado los recursos pues que se adelanten las investigaciones a que hubiera lugar” .

Estos retrasos dejan hasta el momento una población de 3.245.455 personas afectadas, siendo Tolima, Cundinamarca, Quindío, Boyacá, Antioquia, Córdoba, Atlántico, Magdalena, Meta, Nariño, Caldas y Valle del Cauca los departamentos más afectados. Por eso, el llamado por parte del magisterio al ministerio de educación y al FFIE es que asume su responsabilidad y entreguen las obras de manera funcional para que estas puedan ser utilizadas de inmediato por la comunidad educativa.