Notas

Grave panorama de la salud del magisterio

Docentes, pensionados y beneficiarios del régimen especial de salud del magisterio denuncian las demoras en la asignación de citas con especialistas, los retrasos en la realización de tratamientos, la negación en la entrega de medicamentos y la falta de atención oportuna por parte de los prestadores médicos.

Aunque en el régimen especial de salud del magisterio no hay copagos ni cuotas moderadoras para acceder a los servicios médicos; ni restricciones o periodos mínimos de cotización para la atención y el tratamiento de todo tipo de enfermedades; los docentes y sus beneficiarios insisten en el reiterado incumplimiento de las condiciones establecidas en los contratos por parte de los prestadores de los servicios médicos asistenciales.

Carlos Forero, hermano docente fallecida en Bogotá: “qué les costaba haberle hecho un examen más Especifico. Qué clase de profesionales son los que están poniendo en primera instancia para atender a las personas, por qué no la examinaron bien y luego sí la mandaban para la casa, pero por zafarse de la responsabilidad o porque no había nadie la devolvieron para su residencia a morirse, es decir, es como un paseo de la muerte porque estuvo de un lado para otro”.

Nhora Alvarado, docente pensionada por invalidez: “el sistema de salud a uno le duele porque siente que no lo han atendido de la mejor manera, conmigo ha sido un problema para que me den terapias, para que me vean los médicos o los especialistas. Como tal, ayudas no me han dado ninguna, por el contrario, todo me ha tocado comprarlo a mí”.

Si bien, este régimen también estipula una cobertura equilibrada por el nivel más alto en todas las regiones del país, la unificación e igualdad de beneficios en cada uno de los departamentos porque los aportes de los docentes son iguales. así como, un sistema nacional de urgencias con atención en cualquier lugar del territorio nacional y la prestación de servicios médico-asistenciales, conjuntamente con la promoción de la salud, la prevención de las enfermedades, salud ocupacional y riesgos profesionales, la realidad es que no hay integralidad de dichos servicios.

Carlos López, presidente SUDEA: “entre las dificultades está la presencialidad en las citas médicas, las remisiones, la situación de medicina especializada, la entrega oportuna de medicamentos y lo más grave, es que en los corregimiento o zonas no municipalizadas no hay presencia de médicos, lo que ha conllevado a que, a la fecha, se hayan perdido 22 maestros”.

Elías Vergel, rector IE La Victoria, Lebrija - Santander: “cuando nos hicieron los exámenes a mi hijo menor y a mí salimos positivos, sin embargo, mi hijo presentó un cuadro asmático severo que lo llevó a la UCI, pero no hubo forma de que le enviaran algún medicamento”.

Esta crítica situación del sistema de salud del magisterio que durante la pandemia se ha agudizado, especialmente en las regiones, ha conllevado a que los docentes se vean obligados a pagar de manera particular terapias, citas prioritarias y con especialistas, medicamentos, entre otros servicios para poder suplir sus necesidades en salud; por lo que materializar este derecho seguirá siendo una exigencia de Fecode, la cual está contenida en uno de los puntos del pliego de peticiones 2021.