Notas Fecode

Improvisacion del gobierno en la implementacion de pruebas estandarizadas

El diseño e implementación de pruebas estandarizadas, por parte del Gobierno Nacional, para evaluar el desempeño y conocimiento de los estudiantes en áreas específicas no es más que una política de improvisación con la que busca satisfacer intereses particulares y mandatos de organismos internacionales.

Una vez más el gobierno, improvisando la estrategia única de la evaluación estandarizada, mediante las llamadas pruebas saber, evaluar para avanzar y las pruebas internacionales como PISA, Timms, Piaac y Terce. Los gobiernos que han manejado a Colombia desde la década de los 90 han cometido el error de definir los currículos y el sistema educativo de acuerdo con las pruebas basadas en los modelos internacionales, las cuales evalúan áreas como crítica lectura, matemáticas, sociales, ciencias naturales e inglés como una manera de regular, controlar el currículo y medir el desempeño de los estudiantes a nivel internacional, desconociendo las realidades de los contextos educativos, los intereses de los estudiantes y la formación integral.

Herbert Choachí González, docente de la Facultad de Educación Universidad Pedagógica: “En el país, no tenemos condiciones de adaptación frente a las dinámicas culturales, los procesos de no discriminación y las condiciones económicas y materiales que implican buenas son esos espacios y condiciones de aula y de los docentes para que los jóvenes puedan desarrollar mejor sus procesos de formación”.

Estas pruebas nacionales e internacionales responden a intereses y mandatos de organismos como la OCDE, el Banco Mundial, el Banco Interamericano de Desarrollo y el Fondo Monetario Internacional que promueven sobredimensionar el papel de la evaluación. En Colombia, cada gobierno cambia las políticas educativas a su parecer y aplica los modelos internacionales en las pruebas nacionales con el fin de mejorar los resultados, lo que es otro error, porque en vez de responder a los conocimientos que requieren los estudiantes, se enfocan exclusivamente en las áreas que comprenden las pruebas, una actitud que empobrece los procesos de formación y aprendizaje limitándolos a cumplir los requisitos de estas competencias.

Herbert Choachí González, docente de la Facultad de Educación Universidad Pedagógica: “El asunto es cómo transformamos la política educativa en una perspectiva que realmente atienda todas las realidades, para que los jóvenes y los maestros que están dentro del sistema educativo logren buscar alternativas para resolverlo ”.

Es así como el sistema educativo colombiano estudia para un examen que va a perder, porque con la llegada de cada nuevo ministro se imponen políticas y distintos modelos, en consecuencia, no hay políticas educativas de Estado, sino de gobierno. En ese sentido, los maestros han sabido construir unos currículos adecuados a las realidades y contextos, culturales, sociales, económicos, acordes a las verdaderas necesidades de la educación y las pruebas estandarizadas jamás podrán responder a la calidad del sistema educativo colombiano.