Notas Fecode

Razones por las que las entidades territoriales no han terminado de ejecutar los recursos del FOME

A algo más de un mes que finalice el año escolar, aún muchas entidades territoriales certificadas no han ejecutado en su totalidad los recursos del Fondo de Mitigación de Emergencia, Fome, destinados para garantizar un retorno seguro a las instituciones educativas públicas, evidenciando que en gran parte del país la presencialidad inició sin que existieran condiciones de bioseguridad.

De cara a la presencialidad en los colegios, de los 627 mil millones de pesos asignados para la vigencia 2020 y 2021 del FOME, para la adquisición de elementos de bioseguridad y la adecuación de las instalaciones de las instituciones educativas oficiales todavía falta que algunas entidades territoriales certificadas incorporen 80.289 millones de pesos para brindar a los niños, niñas y jóvenes un ambiente bioseguro y de calidad en el regreso escolar; sin embargo, persiste la duda del porqué no se ha garantizado la correcta ejecución de estos recursos.

Ángel Pérez, experto en educación: “aquí estamos ante un grandísimo problema y es que los gobernadores, alcaldes y en general esta sociedad no valora y no entiende que garantizar el derecho a la educación implica, todas las veces, actuar en emergencia, por ello, los primeros recursos que siempre deberían de ejecutarse son los de educación y así se ha demostrado, la Federación ha hecho estudios donde señala que faltan recursos para este sector en condiciones normales, entonces como será en tiempos de pandemia”.

casos puntuales como la escuela normal superior sede Marceliano Eduardo Canyes en Leticia, Amazonas, y la Institución Educativa Cartagena sede rural La Rivera en Dosquebradas, Risaralda son algunos ejemplos de instituciones que aún continúan a la espera de la ejecución de estos recursos para que los estudiantes puedan retornar a clases de una forma digna y segura. situación que corrobora que muchas instituciones han retornado a la presencialidad sin garantizar condiciones, y sin saber si esos recursos serán suficientes para todo lo necesario.

Ángel Pérez, experto en educación: “detrás de esto no hay la posibilidad de que se construya un kilómetro de carretera y se le entregue a la comunidad, porque detrás de esto hay votos e intereses personales, esto como consecuencia de que en muchas obras y otras formas de contratación del estado hay intereses económicos de todo el mundo, y aunque puede que no haya corrupción hay empresas que están detrás para que se hagan esos contratos, y lo mismo sucede en la educación, situación a la que se suma el hecho de que los alcaldes y gobernadores no valoran que los niños vayan a la escuela en buenas condiciones”.

Entre las entidades territoriales certificadas que han tenido ejecución de recursos, por debajo del 60 por ciento se encuentran: Amazonas con el 15,3 %, San Andrés, Providencia y Santa Catalina con el 33,6 %, Girón 39,3 %, Guainía 47,5 %, Bello 55,5 %, Meta 57,6 % y Vichada con el 59,8 %. Panorama que confirma que la educación pública para los niños, niñas y jóvenes del país no está dentro de las prioridades de los mandatarios locales, regionales y nacionales.